The San Diego Natural History Museum (The Nat) has been studying the ecosystems of San Diego County and Baja California for over 100 years. Their goal? To ensure this corner of the continent remains healthy and enjoyable – for many species – long into the future. You could say their research is what makes conservation possible. One recent success story is the return of California red-legged frogs to San Diego County.

The California State Amphibian once ranged from northern California down into Baja California. Red-legged frogs thrived in mountainous ponds until they made it onto the menus of gold miners in the 1800s, and displaced by invasive bullfrogs in the 1900s. Other exotic species, fungal disease, drought and habitat destruction continued to eat away at their populations. By 1970, the California red-legged frog was extinct in San Diego County.

But in the Sierra San Pedro Mártir, just a few hours south of the border, these frogs were hanging on. Yet only 10 populations remained on the peninsula, all with fewer than 50 adults. In 2018, The Nat teamed up with Mexican conservation organization Fauna del Noroeste (FAUNO) to build new ponds for the frogs.

Once they had settled into their new, more resilient habitat, the time came to reintroduce them to southern California. In 2020, the team partnered with organizations and government agencies on both sides of the border to translocate freshly laid eggs from Baja to ponds in San Diego and Riverside Counties.

The first-ever translocation mission happened in March 2020. Hundreds of frog eggs stored in a cooler were helicoptered out of the mountains, driven across the border to their new homes on protected land, and released.

Spring 2022 marked the third round of translocation missions, and each year has been more successful than the last. The next milestone will come when the relocated frogs mature and begin to breed on their own. To learn more about The Nat’s research and conservation work, visit www.sdnat.org/science.

The Nat hace la conservación posible
El San Diego Natural History Museum (The Nat) o Museo de Historia Natural de San Diego, viene estudiando los ecosistemas del condado de San Diego y Baja California desde hace más de 100 años, ¿su objetivo? asegurar que este rincón del continente se mantenga sano y disfrutable-para muchas especies- por muchos años más. Se puede decir que sus investigaciones son las que hacen posible esta conservación y uno de sus más recientes éxitos es el regreso al condado de San Diego de las ranas californianas de patas rojas (Rana draytonii).

El anfibio del estado de California solía encontrarse desde el norte de California a bien por debajo de Baja California. La rana de patas rojas prosperaba en las lagunas de las montañas hasta que se volvieron parte de los menúes de los buscadores de oro del 1800, para luego padecer al ingreso de especies invasoras de ranas toro en los 1900. Otras especies exóticas, enfermedades fúngicas, sequías y destrucción de hábitat continuaron diseminando su población. En 1970, la rana de patas rojas de California se hallaba extinta en el condado de San Diego.

Pero en Sierra San Pedro Mártir, a solo unas pocas horas al sur de la frontera, estas ranas todavía sobrevivían en la península, en unas 10 escasas poblaciones con menos de 50 adultos en ellas. El equipo de The Nat se unió a la organización conservacionista mexicana Fauna del Noroeste (FAUNO) para crear nuevas lagunas para las ranas.

Una vez asentadas en su nuevo y más resiliente hábitat, llegó el momento de reintroducirlas en el sur de California. En el 2020, el equipo se asoció con organizaciones y agencias gubernamentales de ambos lados de la frontera para movilizar huevos recientemente depositados desde las lagunas de Baja a los condados de San Diego y Riverside.

La primera misión de traslado sucedió en marzo 2020. Cientos de huevos de rana mantenidos en conservadoras fueron trasladados en helicópteros desde las montañas, cruzando la frontera hacia su nuevo hogar en zonas protegidas donde fueron liberados.

La primavera del 2022 marcó la tercera misión de traslado y cada año se han vuelto más exitosas que las anteriores. El próximo hito será cuando las ranas trasladadas maduren y logren reproducirse exitosamente. Para saber más sobre las investigaciones de The Nat y su trabajo de conservación, por favor visiten www.sdnat.org/science.