La Fundación Fimbres reunió a un increíble grupo de colaboradores provenientes de ambos lados de la frontera con el fin de apoyar a una gran causa, la de asistir a las personas mayores de Tijuana que han sido abandonadas por sus familias. Los presentes no solo disfrutaron de un brunch, sino que a la vez colaboraron con esta buena causa. Lo recaudado por el evento se destina al centro de personas mayores, un lugar donde ellos pueden vivir con dignidad.